Blogia
kanaima

El final es mentira

Había que defender la democracia y la civilización occidental. Era la excusa para los golpes militares y las dictaduras que sacudieron Latinoamérica durante la segunda mitad del siglo XX.

Hace 39 años que mataron al Che. Pero seguía dando miedo. El Che era nomás un hombre, un ser humano lleno de fallos y vicios y que cometió decenas de errores. Pero el Che fue la cara visible de algo que se movía en América, de mil formas y con mil formas. El Che era la cara de la subversión a siglos de hambre y latigazos de los señores que, con otra máscara, seguían siendo dueños de vidas después de las Revoluciones y las supuestas independencias que se hicieron en el siglo XIX.

Y no se podía tolerar. Era impensable que Chile nacionalizara el cobre, que en Argentina existiera un movimiento obrero perfectamente organizado, que en Brasil hubiera quien hablara de reforma agraria.

Recién veo una película, Garage Olimpo, ambientada en la dictadura argentina. Y la dictadura argentina era un garage donde se tortura bajo control médico, un garage desde donde salen camiones llenos de prisioneros drogados que luego serán arrojados, vivos al mar. La dictadura argentina era un torturador que se creía dueño de una mujer, un militar que mata a la inquilina de la casa tras obligarla a venderla por una fracción de su precio real.

Todo eso tenía un objetivo claro: había que garantizar el mercado barato para las empresas extranjeras , eso que llaman libertad económica, antes de darle permiso a los argentinos y al resto de latinoamericanos para votar cada cuatro años por un gobierno atado al FMI. Cuando se consiguió esto en la mayor parte del mundo, se dijo que la Historia había acabado. Misión cumplida.

Pero era mentira. La Historia y la subversión, que lo mismo da, seguían andando. Porque, como me dijo una amiga llegada de Mendoza, para mi la dictadura también fueron Menem y los que siguieron.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

omar -

Kanaima:
En Argentina se juzgo a las juntas militares en un juicio historico. Ni Pinochet, ni Bordaberry, ni Banzer ni Stroessner, por citar algunos dictadores, fueron juzgados en sus paises.
Hoy, que se derogaron las leyes de obediencia debida y punto final, los policias y militares genocidas vuelven a ser citados, juzgados y encarcelados.
Pero ellos tan solo son los ejecutores del terrorismo de estado.
Pero nunca se juzgo a los ideologos del genocidio que son como vos decis, las multinacionales y la banca financiera internacional.
Los grandes beneficiarios del terrorismo de estado.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Zenia -

No hay obra más imperfecta que el propio ser humano. Ningún mortal es una sola pieza solo hecha de fortalezas.
El Che no era un dios, era un ser humano que se sensibilizó con los serios problemas de desamparo de las gentes del contienente en el que le tocó nacer, y también en África, hasta donde llevó sus sueños utópicos en aquel momento.
Lo que èl sigue representando va màs allà de la muerte, no por gusto su foto sigue apareciendo en todas las marchas de los desposeìdos del mundo.
Siendo asmático pasó dìas en una cueva húmeda y sin comodidades de ningún tipo en Pinar del Rìo, Cuba, cuando la crisis de los misiles.
Muchos han querido atacar lo que él simboliza.
Le siguen temiendo a su espíritu justiciero, a su deseo de repartir en lugar de monopolizar.
El Che fue contrario a métodos econòmicos que se aplicaban en la otrora Unión Soviética y lo dejó plasmado en libros en los cuales se refleja su pensamiento económico. Un análisis de ese texto aparece en:
http://www.rebelion.org/noticia.php?id=8088#sdfootnote2sym

El Che supo ver los peligros del dogma en el pensamiemnto
revolucionario.
De ese artículo es el siguiente fragmento:
Fidel Castro, en su discurso pronunciado en conmemoración del Día Internacional del Trabajo, el Primero de Mayo de 1966, afirmó:

Podría decirse que si bien la técnica industrial, la ciencia en general se ha desarrollado de un modo increíble, la ciencia social está todavía bastante subdesarrollada. Y oímos fórmulas, leemos manuales, pero nada enseña tanto como una revolución, que a la vez hay que saber apreciar y valorar en toda su importancia la experiencia de los demás pueblos, cada pueblo ha de esforzarse no en copiar sino en dar aporte a esa ciencia subdesarrollada como son las ciencias políticas y sociales.

Nosotros vamos desarrollando nuestras ideas. Entendemos que las ideas marxista-leninistas requieren un incesante desarrollo; entendemos que un cierto estancamiento se ha producido en este campo, y vemos incluso que a veces se aceptan, bastante universalmente, fórmulas que en nuestra opinión se pueden apartar de la esencia del marxismo-leninismo.

Entre las ideas de Che y de Fidel hay un alto grado de identidad y de coincidencia. Fidel y Che tienen los mismos principios, los mismos objetivos y la misma creencia en la transformación del hombre.

Por ejemplo, el concepto de desarrollo es prácticamente idéntico en los dos. En 1979 Fidel lo resumió y definió de la siguiente manera: “Desarrollo es, principalmente, la atención al ser humano, que ha de ser el protagonista y el fin de cualquier esfuerzo por el desarrollo”.

Esa es la clave de cualquier análisis: desarrollo es atenciòn al ser humano.


¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres