Blogia
kanaima

Historia universal de los látigos y las horcas

Historia universal de los látigos y las horcas

El conocimiento histórico sufre un pesado lastre en cuanto a interpretar se refiere. La enseñanza de la Historia suele contentarse con los nombres de los grandes líderes, las fechas de las batallas y las estadísticas económicas.

Pero de poco sirve todo esto si no se mira más allá. De poco sirve conocer el número de hectareas de maíz cultivadas en América en el siglo XVII si no se conoce también a los esclavos negros y a los vasallos indios que trabajaban del alba al ocaso bajo el látigo del señor criollo y la soga del verdugo. De poco sirve el saber el número de esclavos si no se es capaz de sentir el dolor del hierro al rojo marcando la propiedad sobre la piel.

Cuando se habla de la abolición de la esclavitud se nombran próceres que la impulsaron y fechas de redacción de las leyes. No se habla de los quilombos de negros e indios cimarrones fortificados entre las montañas y las selvas defendiendose de las incursiones negreras con arcabuces que disparaban piedritas y huesos por falta de balas. No se habla de que los primeros negros que nacieron libre en América lo hicieron en chozas, que sus madres eran asistidas por matronas indias mientras el padre, emboscado tras un arbol, rezaba a sus dioses y afilaba la espada para evitar que el niño que salía de la placenta fuera mercancía como él fue.

No se habla de Nanny, esclava que luego fue espíritu protector de los negros rebeldes, que en la batalla contra los europeos peleaba desnuda entre la maleza. No se habla de Zumbí, que resistió decenas de ataques portugueses contra el quilombo de Palmares. No se habla de las mil rebeliones negras que comenzaron cuando los esclavos de Diego Colón, hijo de Cristobal, se levantaron con palos de caña contra los dueños de hombres de Cuba.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Mayra Alvarez -

Hola: Muy bueno el trabajo.Me gustaría conocer algo más de los cimarrones, sobre todo, de las mujeres, estoy haciendo una investigación de ello. ¿Podrás ayudarme? Contactame,Taty.Mis saludos.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Belkys -

Hola: hay tantas historias de látigos y horcas que se desconocen sencillamente porque muchos han pretendido borrar la memoria histórica de los pueblos. Algo imperdonable para quien ha borrado de un tirón la identidad y empezño areconocerse en la historia de otros y no en la de su pueblo.
Oye, te dejé una tareíta en mi blog, pasa por allá. Saludos
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres